Volver al listado
Junio 25, 2024 Alfonso Fernandez

Respirar (bien) como acción anticáncer. Los beneficios del CO2

ACCESO LIBRE

El título de este artículo puede parecer una exageración, pero te demostraré que todo lo que hacemos influye en mayor o menor medida en nuestra salud. Cualquier acción repetitiva que se desvíe de su ejecución óptima, aunque sea mínimamente, puede influir de forma negativa debido a su efecto acumulativo.

La respiración es el acto que representa con mayor fidelidad ese hecho: inhalamos unas 20.000 veces al día, así que hacerlo correctamente implica mejorar mucho un factor inconsciente que puede aportar grandes beneficios.

Estas recomendaciones se basan en este artículo que publiqué en Cáncer Integral y que representa la parte teórica, densa y conceptual de este binomio.

Haré un resumen rápido de ese artículo a continuación, antes de pasar a las medidas prácticas, pero te recomiendo encarecidamente leerlo.

Efecto Bohr y sus implicaciones: la importancia del CO2

El efecto Bohr se define como la disminución de la afinidad de la hemoglobina por el oxígeno en presencia de bajo pH o de altos niveles de CO2.

Ese efecto es el que permite que en los tejidos (con mayor concentración de CO2 debido a la actividad metabólica oxidativa y a su menor pH por la mayor concentración de iones hidrógeno), se desprenda el oxígeno de la hemoglobina y lo ceda a los órganos (artículo).

Es decir, cuando hay una cierta acidez y ante mayores concentraciones de CO2, el oxígeno se libera de la hemoglobina con más facilidad y se entrega a los tejidos. Hablando en plata: se necesita una cierta concentración de CO2 para alcanzar una correcta oxigenación tisular (estudio).

Cada expiración que realizamos tiene como objetivo eliminar el CO2 que la sangre ha transportado desde los tejidos hasta los pulmones, tras liberar el oxígeno en dichos tejidos.

Si el balance neto entre oxígeno inspirado y CO2 expirado beneficia excesivamente al primero, las bajas concentraciones relativas del segundo impedirían que el oxígeno se desprendiera de la hemoglobina y, sin importar que la saturación de oxígeno en sangre sea máxima, presentaríamos síntomas de cansancio y falta de aliento, señal de una pobre oxigenación tisular, de una hipoxia. Ya se conoce tanto el beneficio del uso de oxígeno inhalado como terapia, como los riesgos de la hiperoxia a la que conduce su uso indiscriminado y excesivo (estudio).

Por eso la “respiración excesiva”, con amplios caudales al inspirar y/o frecuencias de respiración altas, conducen, paradójicamente, a una deficiencia de oxigenación tisular pese a que la sangre (más en concreto, su hemoglobina) pueda estar totalmente saturada de oxígeno. No importa este hecho si la capacidad de entregar el oxígeno a los tejidos está impedida.

Por eso un ataque de pánico, con esas respiraciones aceleradas, conduce a un ahogamiento y a un potencial desmayo, que se soluciona respirando en una bolsa por un tiempo, hasta restablecer los niveles de CO2.

Detectar en qué momentos respiramos “de más” es muy importante. Resulta contraintuitivo que para oxigenar mejor debamos respirar menos, entrenar a nuestro sistema para una cierta restricción respiratoria, pero el concepto en que se basa ha sido ampliamente demostrado.

El nivel de iones hidrógeno y una cierta acidez (relativa, sabemos que el pH de la sangre se mantiene en unos márgenes muy estrechos) disminuye la afinidad de la hemoglobina por el oxígeno y beneficia la oxigenación tisular ¿Será esa una de las razones por las cuales el hidrógeno inhalado es beneficioso contra el cáncer, al mejorar la oxigenación de las peligrosas zonas hipóxicas, además de manipular el ratio hidrógeno/deuterio? (artículo).

La necesidad de oxigenar correctamente y evitar la hipoxia

¿Cómo puede impactar la incorrecta respiración en el inicio o en la progresión del cáncer?

Ya sabemos que las zonas hipóxicas tumorales son las más peligrosas, y la hipoxia es señal que exacerba progresión, resistencia a la terapia, angiogénesis y metástasis (estudio, estudio).

Lo curioso es que la hipoxia viene determinada no sólo por la baja concentración de oxígeno, sino de CO2. Y hay un estudio muy revelador, donde se demostró que al aumentar los niveles de CO2 intratumorales, en el microentorno, se reducía la viabilidad celular tumoral, lo que nos permite establecer la hipótesis de que un tratamiento intratumoral directo con CO2 hasta alcanzar una hipercapnia en el microambiente tumoral podría incrementar la oxigenación, deshabilitar las características más peligrosas del tumor e inducir en él un daño considerable, aumentado por otras medidas concurrentes y sinérgicas (estudio).

A continuación: viabilidad tras 3 y 24 horas de células de cáncer de mama cultivadas a diferentes concentraciones de CO2. Fuente.

El papel esencial del CO2 en la oxigenación tisular se demuestra durante la aplicación directa de CO2, que permite disminuir o solucionar la hipoxia tisular de manera indirecta. Los efectos de dicha disminución o resolución implican menor inflamación y menor riesgo de metástasis (estudio).

Todo lo que incremente la capacidad oxigenante de la sangre impactará en mayor o menor medida en el destino de esos gases disueltos. Una mayor facilidad de entrega del oxígeno siempre redundará en alguna clase de beneficio para el enfermo de cáncer. No sólo en términos puramente fisiológicos, sino mentales y de calidad de vida, al aportar más claridad y foco.

Las técnicas de respiración no sólo inducen un estado de calma que equilibra las hormonas del estrés y el sistema nervioso autónomo, sino que inhiben los receptores beta-adrenérgicos (estudio) que están sobreexpresados en cáncer (estudio).

Aprender a respirar bien es barato, sencillo y debido a sus efectos acumulativos puede servir de base para sustentar con mayor efectividad el resto de medidas. Pero el incremento de CO2 puede lograrse con otras medidas que también describo.

Medidas prácticas básicas

Respira por la nariz

Se conoce desde hace mucho el peligro de respirar por la boca. No sólo debido a la deformación facial que puede conllevar en niños en desarrollo (estudio), sino porque perturba el metabolismo del oxígeno.

Las personas que habitualmente respiran por la boca tienen más probabilidades que las que respiran por la nariz de sufrir trastornos del sueño y trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Las respuestas hemodinámicas cerebrales en la corteza prefrontal podrían ser diferentes para la respiración bucal y nasal (estudio).

Trata los ronquidos y la posible apnea

Hay quien respira por la nariz durante el día, pero ronca al dormir y/o padece episodios de apnea del sueño.

La respiración bucal es un signo asociado con los trastornos del sueño y la respiración y la apnea obstructiva del sueño. Afecta el intercambio de O2/CO2 en los pulmones, lo que puede conducir a la producción en altas cantidades del factor inducible por hipoxia (HIF) en todas las células del cuerpo, además de estimular la producción de eritropoyetina en el riñón (estudio).

Recordemos que el factor de crecimiento inducible por hipoxia (HIF) correlaciona gravemente con un peor pronóstico en cáncer (estudio). Resolver ese problema podría construir una base mucho más sólida para el resto de terapias del protocolo combinado.

Respirar por la boca también provoca una pérdida importante de CO2, lo que aumenta la producción de bicarbonatos en el riñón y la liberación de minerales esenciales a través de la orina. Todas esas reacciones pueden facilitar el desarrollo y la progresión de enfermedades crónicas.

En definitiva, la respiración bucal puede asociarse con una cascada de eventos en la fisiología humana que conducen a problemas de salud crónicos, debe considerarse como un factor de riesgo para la salud y tratarse lo antes posible.

¿Cómo solucionar la apnea y eliminar la respiración bucal?

  1. Perder grasa. Una acción indispensable de por sí si padeces cáncer y estás dispuesto a entrar en cetosis: ayunos intermitentes y profundos, dieta cetogénica, triglicéridos de cadena media, metformina, ejercicio físico (siguiendo los ejercicios de restricción de respiración que después mencionaré) etc. Si me sigues desde hace tiempo ya sabrás las medidas básicas indispensables y en OM abordo para miembros muchas otras más.
  2. Usar una mochila especial para obligar a dormir de lado (ejemplo)
  3. O usar un arnés que cierra la mandíbula (ejemplo)
  4. O taparse la boca con esparadrapo. Hay opciones específicas para sellar la boca por la noche (ejemplo) o puedes usar el simple esparadrapo hipoalergénico de toda la vida.

Entrena la contención de la respiración: método Buteyko

Podemos entrenar la respuesta a los receptores cerebrales que responden a los niveles de dióxido de carbono y nos impulsan a expirar. Al incrementar conscientemente la lentitud de la respiración elevaremos la tolerancia a niveles más altos de dióxido de carbono, lo cual redunda en un mejor aprovechamiento del oxígeno y VO2max más altas. El VO2max es un probable predictor de mortalidad por todas las causas y un parámetro que determina en general nuestro nivel de fitness y salud (estudio).

El método Buteyko y el de sus seguidores han conseguido que mejoren los rendimientos físicos y cognitivos de muchos de sus participantes. Consiste en respirar menos, conteniendo conscientemente la respiración según patrones específicos que permiten un incremento de la presión parcial de dióxido de carbono, lo cual, a su vez, incrementa la oxigenación tisular.

El método ha sido probado con éxito por ejemplo en pacientes con asma, que vieron mejorar su condición al mejorar la capacidad oxigenante de su respiración (estudio).

La clínica Buteyko se dedica a enseñar la técnica y a tratar a pacientes con ella. Uno de sus seguidores, Patrick McKeown, la ha refinado y ha escrito libros como éste, para enseñar a aplicar sus métodos de restricción de la respiración.

El resumen apresurado de su aplicación práctica podría ser: inspirar lentamente durante 4 segundos, contener la respiración por 4 segundos y expirar durante 4 segundos sin vaciar del todo los pulmones. Hay otros patrones de respiración y técnicas, pero que entiendas el concepto es lo que importa: la restricción voluntaria de la respiración como terapia.

Otras medidas basadas en el CO2

Bebe agua “con gas”

Una gaseosa (sin azúcar, claro está, no deberías beber refrescos) puede parecer el último de los métodos que colaboren, aunque sea mínimamente, contra el cáncer, y desde luego yo no he encontrado evidencia directa de su utilidad, pero sí algún estudio interesante que demuestra de nuevo el potencial del dióxido de carbono.

La ingestión de agua carbonatada aumenta la velocidad sanguínea de la arteria cerebral media y mejora el estado de ánimo en humanos en reposo expuestos al estrés por calor ambiental (estudio).

El incremento de la velocidad sanguínea refleja una mejora en la circulación y una posible optimización de la capacidad de oxigenación, como esperábamos tras entender el efecto Bohr.

Baños de aguas carbónicas y baños secos en CO2

El baño en agua carbonatada de ratas diabéticas con patas isquémicas conduce a una mejor irrigación y oxigenación y a un incremento de la angiogénesis fisiológica, en oposición a la angiogénesis tumoral, aberrante y que no logra mejorar la perfusión del tejido neoplásico (estudio, estudio).

Mejoras observables en pacientes con riesgos de enfermedad arterial periférica al darse baños secos en CO2 (estudio).

En internet hay mucho recursos para tomar de forma casera baños de agua enriquecida en CO2, con métodos para prepararlos (artículo) y artículos para añadir CO2 (bath Bomb).

Por supuesto hay spas y establecimientos que ofrecen el servicio de baños con agua carbónica (empresas) y en otros ofertan, como parte de sus servicios e balneoterapia, el uso de baños secos en CO2 (empresa), incluso para el tratamiento de la celulitis (empresa).

Carboxiterapia y geles carbónicos

Aunque son tratamientos aparentemente con fines únicamente estéticos, todo está relacionado y sus beneficios podrían extenderse más allá de la simple mejora cutánea (estudio).

La carboxiterapia consiste en la aplicación subcutáneo o intradermal de inyecciones de CO estéril purificado que inducen una oxigenación profunda de la piel y una consiguiente revitalización (estudio, revisión sistemática).

Aunque no he encontrado estudios que demuestren un beneficio directo en cáncer, mi hipótesis es que quizá podría servir como tratamiento de apoyo en cánceres superficiales (melanomas, de mama), e incluso mejorar otros al mejorar también la circulación periférica.

Hay cierta evidencia en animales: la aplicación transcutánea de dióxido de carbono suprime la expresión de marcadores de fibroblastos asociados al cáncer en un modelo de ratón con xenoinjerto de carcinoma de células escamosas orales (estudio).

Hay geles enriquecidos en CO2 de aplicación tópica que ofrecen resultados parecidos, con la ventaja de ser cremas que pueden comprarse online y aplicarse de forma casera (ejemplo de empresa).

Conclusión

El metabolismo del oxígeno es de vital importancia. Ya traté la necesidad de mejorar la circulación y evitar los coágulos al analizar un potente anticoagulante y antitumoral.

En este artículo podemos añadir un escalón terapéutico que, aunque parezca humilde, se convierte, debido a la repetición y al efecto acumulativo, en una medida de gran potencial, sobre todo cuando se combina con otras. Porque a base de pequeños escalones podemos alcanzar los últimos peldaños de un tratamiento exitoso.

Puedes dejar tu comentario, o puedes hacerte miembro, acceder a muchos otros artículos y debatir conmigo y con los otros usuarios acerca de estas y otras muchas medidas contra el cáncer.

Acerca del autor
Alfonso Fernandez
Llevo más de una década investigando el cáncer y dejando constancia de esos análisis en unos libros y en dos blogs. Mi misión es mejorar la calidad y la esperanza de vida de miles de enfermos, de dos formas: con información de calidad y conectándoles con profesionales que tratan de ayudarles y que actúan fuera de un sistema cooptado por la industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al listado